Franz Kafka y “La metamorfosis”

16 Feb

“Pienso que sólo debemos leer libros de los que muerden y pinchan. Si el libro que estamos leyendo no nos obliga a despertarnos como un puñetazo en la cara, ¿para qué molestarnos en leerlo? ¿Para que nos haga felices, como dice tu carta? Cielo santo, ¡seríamos igualmente felices si no tuviéramos ningún libro! Los libros que nos hagan felices podríamos escribirlos nosotros mismos, si no nos quedara otro remedio. Lo que necesitamos son libros que nos golpeen como una desgracia dolorosa, como la muerte de alguien a quien queríamos más que a nosotros mismos, libros que nos hagan sentirnos desterrados a los bosques más remotos, lejos de toda presencia humana, algo semejante al suicidio. Un libro debe ser el hacha que rompa el mar helado dentro de nosotros. Eso es lo que creo”. (Carta de Franz Kafka a Oskar Pollak 1904).

Y esto creemos que es La metamorfosis (o más propiamente quizá “La transformación”), un libro de los que “muerden y pinchan”, porque ¿qué quiere contarnos Kafka con la conversión en insecto de Gregorio Samsa? ¿Un cuento o una fábula igual que los cuentos de hadas, en los que los príncipes se convierten en ranas y viceversa? ¿O quizá nos está hablando de la soledad, de los problemas con los que convivimos a diario que nos hacen pensar que somos “bichos raros”? O quizá nos quiso contar parte de su vida: Kafka murió joven (1883-1924), estuvo enfermo durante toda su vida de tuberculosis, tuvo un padre autoritario, dos de sus hermanos murieron pequeños, tuvo con una de sus hermanas una relación muy especial…).

Kafka escribía en alemán aunque vivía en Praga, una ciudad que lo tenía totalmente atrapado (“hay que acostumbrarse a ella o incendiarla desde dos puntos separados, desde Vyserad y desde Hradschin. Entonces sería posíble librarse”). De apariencia serena y tímida, en sus escritos vuelca todas sus contradicciones: los trabajos que tuvo nunca le gustaron porque él sólo quería escribir, aislarse y  escribir a toda costa (estuvo a punto de casarse varias veces pero al final nunca lo hizo) y sin embargo era muy reacio a publicar (en vida sólo publicó varios relatos por insistencia de su amigo Max Brod y pidió a éste que, a su muerte, quemara todo lo demás, cosa que, como sabemos, su amigo no cumplió).

Aquí podéis leer el texto completo de La metamorfosis.

La dificultad de interpretación de este cuento se ha visto reflejada en una peculiar historia de amor-odio en sus intentos de llevarla al cine.

Otras obras de Franz Kafka en la Biblioteca de la Universidad de Córdoba.

Ahora os toca a vosotros decir de qué transformación estamos hablando.

Anuncios

17 comentarios to “Franz Kafka y “La metamorfosis””

  1. Samuel Regueira febrero 16, 2011 a 1:08 pm #

    Muchas gracias por hipervincular tu entrada a mi blog, y felicitaciones por tu muy interesante artículo. ¡Te seguiré de cerca!

    • Esperanza marzo 3, 2011 a 11:35 am #

      No hay de qué. En realidad, de eso se trata, de ir dando pistas para que los lectores vayan más allá de la lectura propuesta

  2. Luna febrero 25, 2011 a 7:50 pm #

    Me ha extrañado, o quizás no, que no hubiese aun ningún comentario. Lo entiendo, Kafka Es un autor de minorías.

    He vuelto a leer el libro después de muchos años y me parece igual de genial, aunque no recordaba el toque de humor negro que he detectado esta vez, o quizás sea que yo he cambiado y no lo veo con los ojos oscuros, existencialistas, con el cristal oscuro que me apasonaba muchísmos años atrás.

  3. Luna febrero 25, 2011 a 7:57 pm #

    Sigo… Es una novela con gran contenido autobiográfico. La soledad, el aislamiento, la incomprensión, la alienación del hombre en nuestra sociedad, el ser y sentirse diferente y por lo tanto apartado y visto como un bicho raro. El amor de la madre, el interés y posterior desinterés de la hermana, el desprecio del padre que no lo comprendía y ante el que se sentía como un insecto.

    La metamorfosis es tambíen la transformación mental y física que experimentan todos los miembros de la familia.

  4. Luna febrero 25, 2011 a 8:01 pm #

    Sigo… ¿Nadie se va a animar? vosotr@s os lo perdéis. Kafka es de minorías, sí, pero es imprescindible en la historia de la literatura. Y a pesar de haber muerto hace casi un siglo sigue siendo muy vigente. Gracias Max Brod.

  5. esperanza marzo 1, 2011 a 11:51 am #

    Gracias por tus comentarios, Luna. Sí, quizá Kafka sea de minorías, pero ¿qué autor que te haga pensar no lo es? Todo lo que suponga un pequeño esfuerzo, lo dejamos para más tarde. En fin, que así nos va. De todas formas, creo que es un texto que se lee con bastante facilidad, y que si quieres, te puedes quedar con lo que asoma del iceberg. Ahora, si quieres ahondar, sumergido está lo mejor.

  6. Luna marzo 2, 2011 a 7:26 am #

    Creo que Kafka es de esos autores que siempre han echado para atrás a muchos lectores, quizás porque tienen la idea errónea de que es un rollazo, una pesadez, un muermo, qué sé yo. Y no es así.

    A própososito ¿en qué se ha convertido? ¿una cucaracha, un escarabajo? como se ha llegado a decir.

    Quizás su muerte fuese la salvación vital de la familia que acostumbrada a vivir a costa del hijo se tiene que espabiliar (el padre renace como figura de autoridad, con ese uniforme que no se quita ni para dormir).

    ¿Y la herida de la manzana? ¿surrealista total no?

    La indiferencia de la familia, la falta de curiosidad por saber qué le ha pasado al hijo, la resignación del hijo(al menos se rebela cuando le van a quitar lo poco humano que queda de él). Cómo se preocupa para no asustar a la hermana y sobretodo a la madre. ¿Quizás sea
    el más humano de todos?

    Hay tantos temas de que hablar. Pero si nadie se anima lo siento mucho por el futuro de este blog y me decepciona. No todo tiene que ser lectura fácil, “de usar y tirar” sin digerir ni reflexionar.

    • Matias agosto 30, 2016 a 4:00 am #

      Me encanta la reflexión que se consigue luego de leer a Kafka.
      Que buenos comentarios Luna. 🙂

      Yo creo al igual que Saramago:
      Kafka es el gran profeta del siglo 20. Porque lo ha dicho cuando todavía parecía que nada de lo que estaba escribiendo tenía sentido, pero el tiempo le ha dado la razón y no solo le ha dado la razón para lo que quedaba del siglo 20, también le dará la razón para el siglo que viene.

  7. Inma marzo 3, 2011 a 11:14 am #

    Pues a diferencia de Luna, a mí lo que más me ha llamado la atención desde el principio ha sido ese humor negro que según ella no supo percibir en su primera lectura.

    A pesar del mensaje pesimista de la obra a mí Kafka, al menos en este libro, me parece un tipo divertidísimo. La aparente naturalidad del personaje principal cuando descubre su transformación, los intentos por llevar una vida normal a pesar de ella, incluso piensa en vestirse e ir a trabajar… Es buenísimo. Será que yo también tengo un sentido del humor bastante negro. Bueno, Kafka es conocido por ser el autor del absurdo, pero a mí me encanta ese absurdo.

    También es verdad que yo soy rarita, incluso tal vez un poco kafkiana.

    • Luna marzo 3, 2011 a 1:07 pm #

      Ya somos dos raritas y kafkianas. ¿qiuén se apunta al club?
      A eso me refería, Kafka tiene fama de pesismista, y lo era, pero tenía un gran sentido del humor según sus amigos y sólo hay que leerlo o releerlo para darse cuenta. Por eso soy tan pesada y animo a la gente a que lo descubra.
      El absurdo: ¿acaso no es verdad que en el fondo la vida es absurda?

  8. Merche marzo 3, 2011 a 1:52 pm #

    Completamente de acuerdo con el humor negro, que tampoco yo capté en la primera lectura (hace mas de 30 años). Pero me ha pasado lo mismo que entonces: no entiendo lo que este hombre quiere decir, aparte de lo absurdo de la vida misma. ¡Kafkiano¡.

    • Esperanza marzo 4, 2011 a 8:59 am #

      Lo que pensábamos pesimismo puro y duro se convierte en humor (negro) veinte o treinta años después. Eso es lo bueno de los clásicos, que nunca envejecen (sólo envejece la visión del que los lee)

      • Inma marzo 4, 2011 a 9:25 am #

        No sé, igual todos nos hacemos un poco kafkianos con los años. Y nuestro sentido del humor se va ennegreciendo inexorablemente.

        Y me creo totalmente que los amigos de Kafka dijeran que era un tipo divertido. Tuvo que ser un personaje interesante.

        Probablemente si la gente lee poco estas cosas es porque a priori piensan que tiene que ser una especie de tostón metafísico. Kafka suena a eso. Igual si leen estos comentarios dejan atrás este prejuicio, que confieso yo misma tenía, y se animan. Aparte de la mayor o menor profundidad del texto, puedo asegurar que es altamente entretenido. Y además muy cortito. Hala, a animarse!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Otras Culturas I: ‘Sefarad’ y Antonio Muñoz Molina « Club de Lectura UCO - septiembre 13, 2012

    […] sí, como dice Muñoz Molina, “víctimas absolutas… por el simple hecho de haber nacido”. Kafka, también judío, tristemente lúcido, se anticipó a lo que vendría después creando el […]

  2. LEER | AULA 31 - mayo 13, 2013

    […] Kafka, carta a Oskar Pollak, […]

  3. El último poeta | Cinco Centros - junio 25, 2013

    […] Bozal, Valeriano. (1999). Necesidad de la ironía. Madrid. Editorial Visor. Houellebecq, Michel, (2002). Plataforma. Barcelona. Editorial Anagrama. Nietzsche, F. (2009). El nacimiento de la tragedia (9° red). Madrid: Alianza Editorial Referencia: Kafka, Franz. (1904). Carta a OskarPollack. Consultado el día 08/05/13 en la página web: https://leyendoeuropa.wordpress.com/2011/02/16/franz-kafka-y-la-metamorfosis/ […]

  4. Un libro debe ser el hacha que rompa el mar helado dentro de nosotros - Andar y Ver - septiembre 9, 2013

    […] Kafka, carta a Oskar Pollak, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: